Skip navigation.
Home
Writer, Professor, Revolutionary.

ENTREVISTA A JAMES COCKCROFT, por Emerson da Silva

ENTREVISTA A JAMES COCKCROFT, por Emerson da Silva
[Fecha: a mediados de junio de 2005, con un Complemento del 10 de septiembre de 2007, Montreal, Canadá -- -publicada en español en Revista Nera , Ano 10, Número 11 - Julho/Dezembro de 2007 para “uma ampla divulgação em listas de discussão e endereços eletrônicos de pesquisadores do Brasil e de outros países.” Lo siguiente es una selección de la entrevista.]

EXS- James Cockcroft, Bertold Brecht dice en un poema que Mercedes Sosa y Silvio Rodríguez han puesto en canción, que los hombres que luchan toda la vida son los imprescindibles. Usted es uno de éstos. James Cockcroft, ¿cómo Usted se hizo militante?

JC- Yo venía de una familia sin papá, de clase obrera, pero con educación universitaria. Fui como turista a Cuba el año 1956. Eso fue unas semanas después de la llegada del “Granma.” Yo viajaba hasta el Oriente: Bayamo, Santiago. Fue en la parte oriental de Cuba donde nací políticamente. ¡Ocurre que fui detenido y golpeado por la Policía y el Ejercito de Batista!

EXS- Así que Usted fue detenido por una precaución anticomunista. Digamos que fue una “detención preventiva”. ¡Pero eso ocurre solamente una vez!
JC- ¡No! Fui detenido una segunda vez por los militares, saliendo de Santiago. No fui encarcelado esta vez, pero fui golpeado en un cuartel militar.

EXS- Supongo que ellos tenían una “buena razón” para aplicarle la mano dura.
JC- Muchas de las personas que me recibieron en toda la isla me habían pedido llevar a Nueva York, donde vivía yo, mensajes a sus parientes pidiendo ayuda para la guerrilla, para el Movimiento 26 de julio. Me decían que Fidel seguía vivo. Bueno, tu me preguntaste cómo yo me hice un militante. Así fue. Yo me eduqué políticamente en Cuba.

EXS- ¿Y después de Cuba, como siguió profundizando su relación con América Latina?
JC- A fines de los años 1950 fui a enseñar en una escuela secundaria de Bogotá, Colombia. Ahí me enteré de las condiciones impuestas por el imperialismo y por las oligarquías locales en América Latina. Viajé por casi toda América del Sur entre 1959 y 1961. En el segundo año, fui invitado a ofrecer cursos en inglés de Literatura en la Universidad de los Andes, en el centro de Bogotá. Me trasladé a una colonia obrera, donde no se hablaba inglés. Así, por la fuerza, aprendí español.

EXS- ¿Y después usted regresó a Estados Unidos?
JC- Sí. Después de Colombia, volví a la Universidad de Stanford donde había casi terminado mi maestría en el escribir novelas o poesía. Decidí quedarme en la misma universidad para hacer un doctorado en estudios latinoamericanos.

EXS- En este período, ¿Usted se dedicaba solamente a estudiar?
JC- No. Para nada. Estaba ya metido en las luchas pro Cuba, en defensa de la Revolución cubana, en defensa de los derechos humanos. He participado de todo: lucha contra la guerra del Vietnam, luchas de las clases obreras estadounidenses. Trabajé con los Panteras Negras, Young Lords (Puertorriqueños), “Brown Berets” (Chicanos.) Llegó un momento en que empecé a tener problemas para encontrar trabajo como profesor por causa de mi activismo político y mis ideas marxistas fidelistas.

EXS- Es que todo parece muy romántico cuando lo leemos en un libro, en un periódico. Pero la vida de militante exige sacrificios. Uno enfrenta riesgos, peligros, situaciones terribles...
JC- Así es, pero yo he tenido mucha suerte, a pesar de tantas amenazas a mi vida, muertes de amigos, una muerte de un bebé mío. He perdido compañeros en América Latina, durante las guerras sucias. En Estados Unidos, he sufrido de los asesinatos de camaradas, afro-americanos, latinos, o veteranos de Vietnam. Los veteranos usaron mi casa para organizar la lucha anti-guerra. Yo era profesor en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Estaba aprendiendo sobre la marcha, de lucha política, y también estaba enseñando a alumnos, a obreros. Para decir la verdad, siempre he aprendido más de lo que he enseñado, pero allí enseñaba un poco de marxismo y anarquismo, un poco de todas las ideologías de izquierda en el mundo. Me gustaron las ideas de Martí, Flores Magón, Mariátegui, Luxemburgo, Lenin, Trotski, Mao, Fidel, el Che...

EXS- El mundo estaba hirviendo en los años 60.
JC- Y en la marcha de los años 60, casi sin darme cuenta del hecho, yo me hice un revolucionario. Y fíjate que yo estaba bien ocupado. Tenía una familia de 3 hijos. Después se juntaron a nosotros varios huérfanos. Más tarde, estos huérfanos se juntaron a nuestra izquierda.

EXS- ¿Era parte de la lucha su actividad de escritor?
JC- Claro, pero también es verdad que yo escribía para sobrevivir. En paralelo a eso, yo escribía para la prensa underground, que hoy se llama prensa alternativa. Es algo que sigo haciendo.

EXS- Los años 60 son un período mítico para las generaciones posteriores. Con tanta efervescencia, me imagino que hubo momentos de veras especiales.
JC- Como no. Recuerdo un gran momento de los años 60. Fue cuando llegaron exiliados a México dos brasileños: el padre Lage y el abogado marxista Francisco Julião, fundador de las Ligas Campesinas. Eso fue poco después del golpe de 1964. Estábamos en el departamento de un amigo. Eso yo lo cuento en mi libro AMÉRICA LATINA Y ESTADOS UNIDOS HISTORIA Y POLÍTICA PAÍS POR PAÍS pero sin citar el nombre del dueño del departamento. Ahora ya lo puedo revelar. Se trataba de André Gunder Frank, que falleció no hace mucho. Gunder Frank era un amigo con quien escribí un primer libro en español. Después escribimos juntos también en inglés y fuimos publicados en Estados Unidos. El libro se llamaba Dependencia y Subdesarrollo, la economía política de América Latina, publicado por Ediciones Signos de Buenos Aires.

EXS- Ya, ¿pero que sucedió de tan especial en el departamento de Frank?
JC- Fue muy emocionante porque el Padre Lage, un cura católico, presentó un análisis del Brasil de entonces completamente marxista, sin una palabra de religión, mientras el abogado marxista Francisco Julião explicó la situación en términos morales, casi religiosos, trabajando con valores de bueno y malo, gobierno bueno y malo, toda la onda. Hasta que el padre le interrumpió y preguntó: “¿Quién es el teólogo aquí, tu o yo?” Y Julião le contestó: “¿Y quien es el marxista aquí, tu o yo?” En aquel momento, nos dimos cuenta. Estábamos en el año 65, viviendo un nuevo momento en nuestra Latino-América, de unión entre la teología de la liberación y el marxismo, una alianza creada en las cárceles, en las torturas, en las guerras sucias, cuando marxistas y cristianos se han descubierto ambos en la lucha contra el imperialismo. Años después, vino la Revolución Sandinista, en Nicaragua, que por supuesto también he apoyado.

EXS- La Revolución Sandinista ocurre al mismo tiempo que otras rebeliones en el mundo. ¿Usted se ha involucrado con luchas de otros continentes?
JC- Es exacto. Y esto me llevó a Irán. En 1978, yo era uno de los 3 miembros de una comisión internacional pro derechos humanos que fue a investigar la matanza de la plaza Jaleh por las tropas del Sha, cuando murieron 3 mil personas. Antes, ya había defendido las revoluciones en África y medio oriente, la lucha Palestina, iraní, iraquí, todas las luchas. Estaba yo metido hasta en la lucha contra la dictadura griega a través de un programa mío de radio.

EXS- ¿Sus libros son también sus hijos?
JC- Mira, de cierta manera son mis hijos y yo amo mucho a mis hijos. Siempre me ha encantado trabajar con la juventud y de todas las razas. Tengo muchos hijos e hijas que no son biológicos, pero seguimos con muchas relaciones. Son todos adultos. Una tiene 41 años y otra 25. Ambas son revolucionarias. La segunda se lanzó en su carrera revolucionaria en Seattle, cuando tenía apenas 19 años y salió al costo de algunas contusiones físicas con uno de los primeros videos de las grandes manifestaciones callejeras protestando contra la OMC que electrificaron el mundo.

EXS- Profesor Cockcroft, yo he visto autoridades cubanas rindiéndole homenaje públicamente. ¿Así que Usted nunca perdió su relación íntima con la Revolución cubana?
JC- ¡Claro que no! Es toda una vida dedicada a la defensa de Cuba. Después del año 1957, estuve mucho tiempo sin ir a Cuba. Volví en 1969, para la Gran Zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar. Después, volví a Cuba solamente en 2005. Fueron 36 años sin ver mi querida Cuba. Durante este tiempo, yo me hice bastante mexicano. Soy muy internacionalista. Como dice Marx, uno se hace en lo que trabaja. Es su trabajo mismo. Y mi trabajo es internacionalismo. Por ello soy chileno, mexicano, uruguayo, brasileño. En los años 90, hubo momentos difíciles para el pueblo de Cuba, y he participado de su apoyo. Al comienzo de mi despertar político, estaba Cuba. Por ello tengo una relación pasional con ese país, pero antes nunca había escrito ni hablado mucho sobre esto. Estas cosas son muy personales. Lo único que la gente conoce de mí es de mis libros, artículos, mis intervenciones y campañas por los derechos humanos.

EXS- Su nombre es una referencia cada vez más presente en las resistencias estadounidenses y en América Latina.
JC- Verdad que ya me conocen, pero esto no es importante para mí. Lo que es importante es seguir luchando para liberar América Latina del imperialismo, para liberar a los pueblos originarios del racismo. Los pueblos indígenas están resistiendo a las oligarquías, pero es necesario internacionalizar la lucha. Si no lo hacemos, las luchas de Chiapas, de Bolivia, no tendrán éxito. Ningún país puede sobrevivir, como nos ha dicho Chávez y muchos otros revolucionarios, llevando a cabo una revolución únicamente dentro de sus fronteras. Es por ello que Chávez cita a Trotski. Él se dio cuenta de esta imposibilidad. Por eso es que la Revolución Cubana, desde el principio, ha sido una revolución internacionalista. Hasta sacrificándose en África y en otras partes del mundo en lucha por la liberación humana. Como dice José Martí, la patria es la humanidad.

EXS- Vale. Ya me di cuenta que para Usted la humildad es inherente al espíritu verdaderamente revolucionario. Hablemos entonces de la resistencia estadounidense. ¿Usted es parte de ella, verdad?
JC- Sí. Pero hay tanta ignorancia en Estados Unidos que se puede pensar a veces que no hay esperanza. Es lo que pasa con cualquier pueblo: ¿es alfabetizado o no? ¿Es bien educado o no? ¿Es informado o desinformado? Se puede crear una opinión pública equivocada por mucho tiempo, pero no todo el tiempo. Por eso se despertó el público estadounidense con relación a Vietnam y ya se está despertando con relación a la guerra contra Irak. Y ojalá se despierte aún durante mi vida en cuanto a América Latina, con relación a Cuba y Venezuela. Hoy día tenemos varias organizaciones que trabajan relativamente bien y de manera coordinada en la defensa de estas causas y contra la política económica interna de Bush. ¡Poca gente en EEUU sabe porqué se celebra el 1 de mayo en el resto del mundo, pero eso tiene que ver con la historia de la clase obrera estadounidense! Entonces, hay toda esta historia robada, escondida, de las clases obreras, de las etnias, de las minorías. El desconocimiento de estas luchas es un problema para la resistencia. Hay mucha conciencia falsa y mucha conciencia mixta. Digo mixta porque hay mucha opresión de las clases obreras en mi país, y por eso hay resentimiento contra el sistema. Pero no saben dónde canalizar esto. Al final, se caen en el racismo, en el sexismo, en conflictos entre sí, en crímenes en las calles, crímenes familiares, en la opresión de las mujeres por los hombres, de los hijos por los padres. Hay todo un sistema deteriorado de relaciones personales y sociales en Estados Unidos. Pero es fundamental saber que aprendemos en la lucha. Uno aprende de la historia y en la historia de las luchas populares de su propio país.

EXS- Sigamos hablando de resistencia. Usted es miembro del Tribunal Internacional Benito Juárez. ¿Qué es esta institución?
JC- El Tribunal Internacional Benito Juárez juzga crímenes cometidos por el imperialismo estadounidense, por los gobiernos de Estados Unidos contra Cuba, su pueblo y su revolución, entre los años 1957 y 2004. Se trata de un proceso civil, moral, político. Nos reunimos en 2005 en México. Éramos once jueces, incluyendo Hebe Bonafini de las Madres de Plaza de Mayo, François Houtard, de Bélgica. Después de 3 días escuchando testimonios de víctimas de los crímenes imperialistas en Cuba – desde obreros y campesinos hasta parientes de los muertos – pronunciamos la sentencia. Declaramos los gobiernos de los Estados Unidos, no los pueblos, culpables de genocidio. Ya van 3478 muertos y una enorme cantidad de heridos en Cuba. Los gobiernos de Estados Unidos buscan crear hambre y enfermedad a través del bloqueo comercial y económico de casi medio siglo y fortalecido después de la caída de la Unión Soviética por la Ley Helms-Burton. Nosotros los jueces fuimos apoyados desde luego por otro proceso en el que he estado involucrado desde sus orígenes, la Red de Redes en Defensa de la Humanidad .

EXS- ¿Es decir que usted también forma parte de la Red de Redes en Defensa de la Humanidad? ¡Que curioso! Los grandes medios no hablan mucho de la existencia de esta Red.
JC- Esta red es compuesta de muchos intelectuales, artistas y activistas de los movimientos sociales. Hay gente como Evo Morales, que es un campesino y también es un intelectual. La Red ya tiene capítulos en Asia, África y otras partes del mundo. Recién hubo el Encuentro Internacional contra el Terrorismo en Defensa da la Humanidad, convocado por el capítulo en Defensa de la Humanidad de Cuba.
EXS- Usted está hablando de una Red de redes en defensa de la humanidad. ¿La humanidad está verdaderamente en peligro, profesor?
JC- Esta es precisamente la causa de la creación de la Red. Muchos intelectuales de México, pero también de otras partes del mundo, es algo universal, se dieron cuenta de que la supervivencia de la especie y del planeta estaba en riesgo desde que el gobierno de Estados Unidos se puso fuera de las leyes nacionales e internacionales, no respetando hasta su propia Constitución estadounidense. Las mal llamadas “guerras preventivas” constituyen un inmenso peligro. Las “guerras contra el terrorismo” en verdad no son otra cosa que guerras de terror en contra de los pueblos, no solamente en los casos de Afganistán y de Irak, pero también en el caso de Colombia. En el primer encuentro, estuvimos presentes en el panel de inauguración Sánchez Vásquez, el famoso filósofo de España radicado en México, Pablo González Casanova, Flores Olea, Evo Morales, Raquel Gutiérrez, yo mismo. Esto fue en México, en octubre del 2003. Nos dividimos en grupos de trabajo y lanzamos una red de redes en defensa de la humanidad. Hubo otros encuentros, uno en España, hasta que en diciembre de 2004, en Caracas, tuvimos otro gran encuentro internacional.

EXS- No deja de ser curioso. ¡Se trata de una vanguardia... pero en la defensiva!
JC- Justamente. Yo participé de una reunión en el Palacio Miraflores, el 31 de julio de 2004, para preparar el encuentro de diciembre de aquel mismo año. El presidente Chávez nos mencionó que estaba bien lanzar una ofensiva. El término “defensa” le parecía débil. La mejor defensa, en términos militares, según su entrenamiento, es una ofensiva. Así, en el encuentro internacional en Caracas vino todavía más gente, más participantes que en México. Eran casi 400 participantes de más de 70 países en Caracas. Lanzamos una ofensiva, el “Llamamiento de Caracas,” que tuvo cierto nivel de resultados. Se desarrolló la idea de Televisora del Sur (teleSUR), ya una realidad. Muchos de los participantes en Caracas volvieron a sus países donde dieron continuidad al trabajo de movilización. Nosotros en Montreal lanzamos un capítulo en Defensa de la Humanidad.

EXS- ¿La “ofensiva” se quedó en esto?
JC- No. Para nada. El capítulo cubano lanzó una convocatoria a un encuentro contra el terrorismo. Yo estuve allí. Fue un momento histórico. Asistieron más de 700 personalidades de 81 países, muchas de las cuales habían recibido la invitación solamente cien horas antes. El encuentro fue tan prestigiado que yo no pude conseguir boletos de avión para la fecha. Tuve que llegar con mucha anticipación. Llegué y desde el primer momento me puse a trabajar, como lo hicieron todos. Entrevistas con la prensa, preparación del encuentro junto con el capítulo en Defensa de la Humanidad de Cuba. Yo estaba con mi compañera la Doctora Susan Caldwell, una militante dirigente involucrada en la lucha mundial de las mujeres. La mayor parte de los participantes eran latino-americanos, muchos de Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay. Allí estaban las Madres de Plaza de Mayo, compañeros y compañeras de Chile, Perú, Venezuela y mucha gente de Centro América y el Caribe. No solamente intelectuales y artistas sino también líderes políticos como Schafik Handal del FMLN de El Salvador (d. 2006, ¡presente!) y Daniel Ortega de Nicaragua. Participaron muchos sindicalistas, periodistas, y militantes por los derechos humanos. Avanzamos mucho en la tarea de lanzar teleSUR. En este encuentro creamos un observatorio contra el terrorismo y una página muy informativa http://www.terrorfileonline.org/es/index.php/Inicio , una enciclopedia de la historia del terrorismo estadounidense en las guerras sucias y las dictaduras en América Latina en el último medio siglo.

EXS- Será más grande que la Enciclopedia Británica. ¡Los crímenes cometidos por Estados Unidos forman una lista sin fin!
JC- A comenzar por Guatemala, a partir de 1954, donde hubo 200 mil muertos víctimas del terrorismo estadounidense. Más de 500 pueblos indígenas fueron destruidos. Recordemos que el Plan Cóndor no funcionaba solamente en América del Sur. Este plan criminal estuvo activo en Centro América y en el Caribe. Aprendimos eso a través de nuevos descubrimientos en los archivos de Asunción, Paraguay y de documentos desclasificados en Washington.

EXS- Usted está diciendo que los Estados Unidos estuvieron directamente involucrados en el Plan Cóndor.
JC- Es exacto. Kissinger y otros oficiales del departamento de estado y del consejo nacional de seguridad son patrocinadores del terrorismo. En nuestro llamamiento contra el terrorismo y en defensa de la humanidad, distribuido en La Habana en 2005, dijimos que es necesario juzgar a Henry Kissinger, George Robert Walker Bush, Jeb Bush y George Walker Bush, Oliver North, John Negraponte, Otto Reich por instalar y promover el terrorismo de Estado en América Latina y en el Caribe y en el propio territorio de Estados Unidos, contra las leyes internacionales y de su propio país.
Tuvimos muchos testimonios ya en el mismo encuentro al cual asistió el presidente Fidel Castro, cada hora de cada día, sin hablar, escuchando, escuchando. Después, durante una larga cena para discutir planes futuros con una pequeña delegación de nosotros y nosotras, él declaró que aquel evento había sido el más importante al que había asistido en su vida, un evento histórico que tiene que ver con la defensa de la humanidad...
El encuentro hizo hincapié en la idea de trabajar con los movimientos sociales. Trabajar con aquellos existentes, como el MST en el caso brasileño, pero también crear o estimular la creación de movimientos contra el terrorismo y en defensa de la humanidad en toda América Latina, Canadá y Estados Unidos.

EXS – Steve Kangas(1) evaluaba en 6 millones las víctimas de las operaciones cubiertas y no cubiertas de Estados Unidos en el siglo XX. Él llamaba eso “el holocausto estadounidense.”
JC- Pienso que la cifra es mayor. Solamente durante los 25 años de neoliberalismo se han muerto millones y millones de personas en un genocidio gradual por hambre, malnutrición, enfermedades evitables, etcétera. Todo esto debido a la privatización de todos los servicios públicos.

EXS- Terrorismo económico, por supuesto, pero hubo crímenes y atentados particularmente monstruosos.
JC- Como por ejemplo aquel del avión sobre Barbados en el 76, matando a todas las personas a bordo. Hubo otros actos por el estilo, practicados por Luis Posada Carriles, un terrorista entrenado y protegido por el gobierno de Estados Unidos. Una de las causas provocadoras del encuentro fue precisamente el caso de Posada Carriles, además de los casos de Orlando Bosch y otros terroristas.
Muchos de nosotros y nosotras llorábamos escuchando los testimonios de las torturas. Las víctimas Chilenas no sabían lo que pasaba en Argentina y los de Argentina no sabían lo que pasaba en Paraguay. ¡Y hasta qué punto de barbaridad llegaron las metodologías de tortura que fueron creadas por agentes de la CIA, o agentes estadounidenses! Todo con la complicidad de médicos y torturadores de América Latina. Casi todos allí habíamos estado encarcelados. Yo fui encarcelado brevemente no solamente en Cuba en 1956-57sino también en Estados Unidos en 1969. La verdad es que aprendimos los unos de los otros.

EXS- ¿Qué hacer para despertar la conciencia de los pueblos de Estados Unidos?
JC- Mira, con relación al caso Posada Carriles, hemos recogido miles de firmas pidiendo justicia. Estamos presentes en emisoras de radio alternativas y en otros medios. Recién di una entrevista a la famosa radio WBAI de New York. Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, publicó un artículo en la página Web Znet sobre lo que está sucediendo. Estamos montando, todos nosotros, un gran esfuerzo para educar al público estadounidense. Los cambios en la política estadounidense dependen de la presión del pueblo estadounidense. Eso no se puede hacer desde afuera. Hay que crear condiciones dentro del país. Y esto es una tarea de generaciones. Sin embargo, los jóvenes militantes de hoy están decididos a vencer en esta lucha.

EXS- Los Estados Unidos llevan otra guerra, que dicen llevar en contra del terrorismo. En su libro AMÉRICA LATINA Y ESTADOS UNIDOS, en su edición cubana, aquí lo tengo, Usted dice que ni siquiera esta guerra es muy sincera.
JC- Esta guerra es solamente un pretexto para criminalizar y después reprimir movimientos reformistas y revolucionarios en cualquier parte del mundo. En América Latina es una manera de reintroducir la guerra sucia sin dictadura militar abierta sino con una dictadura más informal, atrás de la democracia civil controlada, limitada, como es Colombia, que es una dictadura en verdad. Pero toda esta guerra sucia en nombre de combatir el tráfico de estupefacientes es una mentira. Hasta los mismos creadores de la guerra, como George P. Shultz, famoso Secretario de Estado de Reagan, está en contra de la guerra contra las drogas porque no funciona.

EXS- El periodista estadounidense Gary Webb (2) hizo muchas investigaciones sobre la droga y el financiamiento de la Contra nicaragüense.
JC- Es exacto. Los aviones entregaban armas a los Contras de Nicaragua y volvían llenos de estupefacientes hasta que la prensa en California lo reveló, en el caso de Los Angeles.
EXS- La conexión del gobierno estadounidense con el narcotráfico no se habría interrumpido. Al parecer, Posada Carriles tiene algo que ver con el comercio de drogas, ¿no?
JC- Es cierto. Posada Carriles llegó a Miami gracias al esfuerzo de un tipo que se llama Santiago Álvarez, jefe de un grupo de criminales que actúan en la Isla Mujeres, en México. Y el gobierno mexicano no dijo nada de eso. Eso tiene que ver con la alianza entre el semi narcoestado mexicano y los traficantes mafiosos cubanos, colombianos, mejicanos de estupefacientes. Posada es un superterrorista, como Bosch o Ben Laden. Él y todos estos mafiosos cubanos que andan libremente en Miami sienten orgullosos de sus crímenes, pero no tienen el apoyo de la mayoría de los cubano-estadounidenses. Estos quieren que se reconozca el gobierno cubano, el fin del bloqueo comercial. Todas las encuestas lo dicen. Pero estos años Bush son de un proceso de golpe de Estado por etapas por parte de elementos criminales y de ultra derecha.

EXS- Esta alianza del gobierno de Estados Unidos con el narcotráfico no es propiamente una novedad. Eso ya había ocurrido antes, fuera de América Latina, ¿no es cierto?
JC- En Afganistán, en Irán, en el tiempo del Sha, en la época de la guerra contra Vietnam. Lo digo en mi libro. Cuando hablo del primer intento contra las torres gemelas del WTC, escribo en la página 95: “Varios extranjeros acusados y sentenciados por poner las bombas intentadas a destrozar las torres gemelas y de haber planeado otros actos terroristas en la ciudad de Nueva York en el año 1993 fueron admitidos en el país a petición de la CIA. Estos hombres habían trabajado con el grupo de Hekmatyar, amigo de la CIA. Este hombre es lo que se llama un CIA Asset.”

EXS- ¿Qué diablos es eso, profesor?
JC- Es un término del capitalismo. Cuando Usted tiene inversiones en la bolsa, su inversión consiste en Assets. Entonces un asset de la CIA es una persona que trabaja o está entrenado por la CIA. Muchos dictadores de América Latina por medio siglo fueron CIA assets, directamente entrenados por la Escuela de las Américas, puestos en el poder con la ayuda de la CIA, como Pinochet.

EXS- Hablemos ahora de las perspectivas, profesor. ¿Podemos respirar esperanza hoy día en América Latina?
JC- Algo pasa entre los pueblos de América Latina. Las clases populares, los trabajadores, los campesinos, los obreros, pero también las clases medias, la mayor parte del pueblo de Argentina, Uruguay, Venezuela ya no tienen miedo de nada. Porque no hay alternativa sino luchar para sobrevivir y para salvar la dignidad personal y de grupo, la dignidad fundamental de todos los países de la región. Los pueblos originarios, las mujeres no tienen miedo. Todo esto es la base de una nueva esperanza, pero una esperanza realista, no idealista. Realista, realista, porque tiene que ver con la idea que ya podemos. Podemos ganar. Tenemos victorias ahora. Hay cada vez más dignidad entre los pueblos. Esto es sumamente importante porque cuando no hay miedo el terrorismo no funciona.

EXS- Usted es miembro de la Sociedad Bolivariana de Québec (www.sbqc.org) y de la Coalición Venezuela Estamos Contigo. ¿Por que hoy día es particularmente importante defender a la revolución bolivariana?
JC- Porque es la amenaza más grave contra el imperialismo en este hemisferio desde la revolución cubana. Y es una nueva revolución con nuevas ideas y es socialista. Su líder, el presidente Chávez, cree que hay que desarrollar un socialismo para el siglo XXI porque no hay salida dentro del capitalismo ni dentro de las fronteras de una sola nación. Por eso cita a Trotski, y por eso dijo que “el bolivarianismo es el socialismo”. En Venezuela todavía hay un sistema capitalista pero con un proceso revolucionario desde abajo. Tuvimos la prueba cuando hubo el golpe imperialista de Estado del 11 y 12 de abril de 2002, que fue derrocado por un levantamiento popular de los pobres de toda la nación venezolana, no solamente de la capital. Ese movimiento tan fuerte le da miedo al imperialismo. Ahora le toca al imperialismo sentir miedo. Hay otro movimiento social actual que es muy grandote. Y no estoy hablando de Ecuador o de Bolivia, pero de Cuba, donde 10% de la población nacional toma las calles de La Habana dentro de 2 horas cuando hay una crisis, como en el caso de Posada Carriles. Y fueron 2 veces además, 1,2 y 1,5 millones de personas es más del 10% de la población cubana. Todas estas grandes manifestaciones en Venezuela, en Cuba, Bolivia, Ecuador, son una indicación de que el imperialismo ya no es como antes.

EXS- ¿Entonces los revolucionarios deben defender a estos procesos?
JC- Por supuesto. Si el imperialismo trata de hacer en Venezuela lo que está tratando de hacer en Irak, habrá muchos muertos y heridos. Los miles de muertos no serán solamente entre los invadidos, sino que serán también estadounidenses. Todo este proceso venezolano, que está tratando de crear un nuevo Estado unificado de América Latina, bolivariano, martiano, amenaza contra el imperialismo. Es por eso que el imperialismo tiene en su mira no solamente a Cuba y Venezuela sino que a toda América Latina.

EXS- Pero hay que estar consciente de que el imperialismo también va aumentar su violencia, ¿no es cierto?
JC- Estamos en momento crítico para el planeta. Se lanzan nuevas guerras con bombas de 500 libras o más, con armas tácticas nucleares, como las que prometen usar Estados Unidos. Ya las han usado en Afganistán y en Irak. Que el imperialismo no se atreva en América Latina. Habría un levantamiento popular con armas contra el imperialismo. Ya hay un sentimiento transnacional popular en el continente creciendo a cada día.

EXS- ¿Cómo ve Usted el Movimiento de los Sin Tierra, de Brasil, en este contexto de luchas?
JC- Es uno de los principales movimientos sociales no solamente de América Latina sino del mundo. El MST es un actor muy importante en el movimiento mundial contra la globo-colonización. También es un ejemplo para muchos movimientos de otros países. Campesinados vecinos de Brasil aprendieron del MST aunque hablen idiomas distintos. O sea, hay movimientos de rurales-urbanos, de campesinos y de ex-campesinos, gente que se fue para la ciudad. Es como se hace en Bolivia, en la ciudad libertadora de Nuestra América, El Alto, que en realidad es una ciudad de muchos ex-campesinos y ex-mineros del interior del país.

EXS- O sea, ¿Usted ve una real acumulación del saber-hacer historia de los movimientos populares en general?
JC -Toda esta experiencia genera una sabiduría en las clases subalternas, como diría Gramsci, mucho más avanzada que aquella que tenían ellos y ellas en los años 60, en los tiempos del Che. Pero él mismo iba aprendiendo sobre la marcha. No podemos pasar la vida solamente en la casa, pensando. El Che fue un gran pensador, pero fue obrero con el pueblo. “Seremos como el Che” es que debemos “poner las manos a trabajar.” Aplicar nuestra inteligencia para cambiar la realidad. Así hacen los pueblos originarios. ¡Manos a la obra! El Che siempre aplicaba su sentido común. Hay un sentido común de los pueblos que ya están en proceso de desarrollarse cada vez más profundamente. Claro, aprendiendo de otros como Martí, como Bolívar o el Che, como las Madres de Plaza de Mayo...

EXS- ¿Cómo James Cockcroft?
JC- No. James Cockcroft no es tan importante. Lo que hacen las Madres de la Plaza de Mayo sí, es muy importante. Ellas lo hicieron solas. Y eran apenas 14 mujeres sin dinero...
EXS- Muchas gracias, profesor James Cockcroft.

COMPLEMENTO ENTREVISTA JAMES COCKCROFT, 10 de septiembre de 2007.
EXS- Profesor, ¿qué está sucediendo de más importante hoy, 10 de septiembre del año 2007, en América Latina?
JC- Hay dos cosas que se destacan. Una es la ofensiva del imperialismo, la otra es la escalada ofensiva de los movimientos sociales, sobre todo del movimiento indígena y la participación en las primeras filas de mujeres y de jóvenes.

EXS- Vamos por parte, como diría Jack el destripador, usted habla de escalada del imperialismo. ¿A que se refiere precisamente?
JC- La ofensiva imperialista política, económica, y militar sigue. Últimamente, el presidente Bush visitó a Brasil, Uruguay, Colombia y otros países. Él trató de dividir las izquierdas de América Latina en una izquierda “lite,” como Uruguay y Brasil, y una dura, el eje del Mal, Cuba-Venezuela-Bolivia. Después de este viaje, vino Ecuador a añadirse a este supuesto eje del mal, ahora con el presidente Correa. Las presiones sobre estos países son la ofensiva política del Imperio. La presión económica está en todas partes, incluso México, también visitado por Bush. Se trata de presiones no solamente para firmar acuerdos de libre-comercio, bilaterales o multilaterales, como en el caso de Centro-América y de la República Dominicana, sino también para profundizar acuerdos ya existentes de manera de lograr resucitar el ALCA. Eso no tiene posibilidades de éxito, desde luego, porque los movimientos populares han matado el ALCA. Militarmente, hay soldados estadounidenses en Paraguay, Colombia, y en otras partes de Sudamérica y el Caribe. Y hay soldados también en México, donde hay un Estado criminal, con un presidente ilegítimo y una militarización francamente fascista, con militares por todas las calles. Los programas de entrenamiento militar y policial por parte de los altos oficiales y las escuelitas de los Estados Unidos siguen en marcha más intensamente que antes.
Hay más amenazas militares que hace 2 años. El último reporte sobre Cuba, por ejemplo, tiene un anexo secreto, donde posiblemente se habla de intervención militar. Por otra parte, el uso de militares o policías en América Latina para reprimir, y si fuera necesario entrar en gobiernos con o sin golpes de Estado, se ha intensificado. En Perú, Alan García ha dado completa libertad a la Policía para matar con impunidad. Además hay guerras sucias que se han intensificado. Pero a la vez Washington implementa una política mucho más sofisticada para dividir a las izquierdas, infiltrar partidos, como por ejemplo en Venezuela, donde hay doble agentes infiltrando el nuevo PSUV.

EXS- Por otra parte, hay avances de los pueblos.
JC- Ya lo dijo el presidente Correa: “No estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época.” Eso refleja la permanencia de la intensificación de los movimientos. He escrito sobre el tema, como también lo han hecho otros sociólogos. Producimos análisis de cómo los movimientos sociales conocen altos y bajos por varias razones: cooptación, metas locales limitados, etcétera.

EXS- ¿Flujos y reflujos?
JC- Exactamente, Emerson. Pero no se ven muchos reflujos en América Latina hoy. Año tras año hay un avance en la calidad, la extensión y la profundidad de los movimientos sociales. En Cuba y otros países, hay cada vez más gente tomando la calle para expresar su punto de vista.

EXS- Pero, profesor, en Cuba hace mucho tiempo que la gente está en las calles. Sin embargo, ¿no estaría la ausencia de Fidel revelando debilidades en el proceso cubano?
JC- El proceso cubano está cambiando, según los mismos cubanos, según su liderazgo. Si uno lee el discurso de Raúl Castro del 26 de julio del 2007, en Camagüey, uno ve el proceso de cambio y su necesidad. La parte más importante de su discurso, para mí, fue acerca de la distribución de la leche. Hay una toma de conciencia de que se necesita más participación local del mismo pueblo en la economía. Eso ocurre en partes de Cuba para la distribución de leche, pero no funciona en gran parte de la economía. Es muy interesante ver esta parte del discurso de Raúl, de seguir en este proceso de cambio que ya ha comenzado, desde luego, pero con disciplina, con dignidad frente al Imperio y sin ilusiones de que habrá cambios rápidos, precisamente por causa de esta amenaza del imperio.

EXS- Cuando se habla de cambios en Cuba, por lo general, en lo que se llama el Occidente, inmediatamente la gente piensa en privatizaciones, liberalización de las relaciones de producción y de inversiones extranjeras. Pero usted habla de cambios para que haya más participación popular.
JC- No es posible una verdadera participación popular bajo cualquier sistema capitalista. Esto está claro no solamente para el liderazgo del proceso, para el Partido Comunista de Cuba, sino también para la gente común y corriente, en las calles. Ellos han votado, además, un cambio en la Constitución para mantener el socialismo y no permitir privatizaciones en áreas como la educación, la salud y los beneficios sociales en general. Por ejemplo, casi no hay renta en Cuba. Los cubanos son dueños de sus hogares, casas o apartamentos. Hay escasez de casas y de transporte en el país, pero, como dijo Raúl: “estamos incrementado en Cuba la inversión en aquellos sectores”. En cuanto a las críticas hechas a Cuba en el Occidente, lamentablemente, la mayoría son una repetición de lo que dicen los grandes medios de comunicación, los políticos de Washington y de su línea. Todo está basado en la mentira, en organizaciones que tienen sus líderes pagados por los Estados Unidos. RSF [Reporteros Sin Fronteras] es un ejemplo clásico.
Hay que informar al mundo occidental de la verdad. Es fácil descubrir la verdad porque hay muchas publicaciones ahora en Internet explicando la verdad. Leer el librito de Ignacio Ramonet, son 600 paginas, “100 horas con Fidel” ya es una educación para los francamente “pinches” intelectuales del mundo occidental. Muchos de ellos se han equivocado con la condena de una supuesta falta de libertad de expresión, de democracia. Hay mucha democracia en Cuba. Hay más elecciones en Cuba que en cualquier otro país. A lo mejor, en Venezuela también se está llegando a un mismo nivel de elecciones. El hecho es que hay todo un sistema de democracia interna en Cuba, que tiene muchos problemas, incluso problemas de democracia que los mismos cubanos reconocen. Hay que revelar la verdad sobre Cuba.

EXS- ¿Y en Venezuela...?
JC- Venezuela no es Cuba. No es un país de economía socialista ni mixta. Allí hay primariamente una economía capitalista. Hay un proceso muy fuerte de intercambio de personas, ideas y productos económicos entre Cuba y Venezuela, algo que yo llamo un proceso de fertilización mutua entre los dos países en términos de democracia y de socialismo, digo mejor, de los socialismos del siglo XXI. Los consejos comunales de Venezuela pueden inspirar la democracia en Cuba, por ejemplo. Muchos cubanos y muchos venezolanos se visitan. En Venezuela, la ofensiva de la derecha está más intensa que antes, sobre todo en los medios de comunicación. A pesar de la no-renovación de la licencia de RCTV, este canal tiene gran parte de sus programas a través del cable. ¡Noventa por ciento de los medios siguen en manos de la oposición!
Por otra parte, el pueblo, se está manifestando cada vez más: a través de sus consejos comunales (¡hay más de 4 mil ahora!), sus manifestaciones en defensa de Chávez, sus desfiles de protesta, de apoyo a la reforma constitucional. Yo diría que es un proceso revolucionario que está abriendo la puerta al socialismo, pero no veo mucho socialismo aún allí. Hay que mencionar la frustración de la clase obrera en Venezuela, de su sector más revolucionario. Aquellos que están tomando las fábricas y produciendo mejor que antes, bajo los viejos patrones que abandonaron aquellas fábricas. ¿Pero donde está el apoyo del gobierno? Es muy poco. Mucha palabrería, pero muy poco apoyo directo a estos obreros que están en la línea de la autogestión. Eso va a cambiar, porque Chávez él mismo enfatiza la necesidad de autogestión de la clase obrera. A lo mejor, Chávez está buscando algún equilibrio entre la burguesía y la clase obrera. Entonces esta dialéctica es otra parte que debemos mirar en los meses que vienen. Existe mucho apoyo del gobierno por parte de las Fuerzas Armadas, pero no es un apoyo total, todavía hay conspiradores militares.

EXS- ¿Y en Bolivia, cuales son los peligros actuales?
JC- Todas las amenazas al proceso democrático en Bolivia también están presentes en los otros procesos, como Venezuela y Ecuador. Refiero precisamente a la amenaza de separar el país para dejar la parte pobre en manos de la izquierda y la parte rica en manos de la oligarquía. En Ecuador, la región de Guayaquil piensa separarse de los Andes. En Venezuela, sería Zulia, donde hay campos de petróleo. En Bolivia, sería la parte oriental, Santa Cruz, “la media luna,” que está tratando de separarse si no logra lo que quiere en la Constituyente. En Bolivia y Ecuador, los militares son menos leales que los de Venezuela, pero como dije antes, es muy difícil lograr un golpe hoy día en Nuestra América, porque la gente ha perdido el miedo y se da cuenta de que es una cuestión de vida o muerte.
Existe un segundo punto. El proceso en Ecuador de la asamblea constituyente tiene, según dijo recién aquí en Montreal mi amigo peruano Hugo Blanco, más chances de lograr las metas de los pueblos que el proceso en Bolivia. Correa no permitió la determinación por parte de los viejos políticos de como sería el proceso de la asamblea. En Ecuador es el referéndum del pueblo, la voz del pueblo debe mandar. Morales no. Por razones históricas tuvo que comprometerse con los viejos partidos. Entonces no es tan fácil en Bolivia ganar todas las metas que quieren Morales y el Movimiento al Socialismo. Pero la parte clave de la lucha en Ecuador y Bolivia es la lucha de los pueblos originarios. Entonces hay que seguir estudiando los problemas de los indígenas, todas sus demandas que son muy progresistas en términos del internacionalismo, de la economía para el pueblo, sea socialismo o cualquier otra palabra que se quiera usar, hay muchas palabras indígenas que describen una economía de solidaridad, comunal, colectiva, lo que el mundo occidental entiende como el verdadero socialismo.

EXS- Sintetizando, para usted lo más importante de lo que está sucediendo hoy en América Latina es la participación popular y en el caso de Ecuador y Bolivia la participación de los pueblos originarios.
JC- Y en otras partes. Los pueblos originarios están bastante avanzados ahora en su proceso de solidarizarse entre sí y de internacionalizar la lucha. No hemos mencionado la entrada de Nicaragua en el proceso del ALBA, que se junta a Venezuela, Cuba, Bolivia, Haití. En poco tiempo tendremos Ecuador. Todo este proceso de integración de América Latina a través del ALBA, que en realidad no es solamente un acuerdo económico sino sobre todo social, basado en el desarrollo humano, de los de abajo, algo que no está presente en otros acuerdos comerciales. El ALBA tiene diferentes mecanismos de ayuda mutua, Petrocaribe, Banco del Sur, etcétera. Esto tiene que ser hecho siguiendo la línea de Che Guevara cuando dijo que los ricos debían hacer sacrificios para los pobres. Eso fue criticando a la Unión Soviética, que estaba tratando al resto del tercer mundo como una parte del mercado, de la misma manera que Estados Unidos trató al resto del mundo. Entonces el Che Guevara criticó a la Unión Soviética, diciendo que los ricos tenían que apoyar a los pobres. Los países más desarrollados tienen que apoyar ofreciendo términos más favorables, no iguales, favorables. Venezuela está practicando esto, este concepto guevarista.

EXS- Verdad que no hemos hablado mucho de Nicaragua..
JC- Ortega precisamente, después de ser elegido, respetando el mismo proceso, entró en el ALBA, pero a la vez está colaborando con Estados Unidos en términos de inversiones extranjeras. Nicaragua es un caso muy curioso. No olvidemos que es el segundo país más pobre de las Américas. Lo interesante es la dialéctica del proceso nicaragüense. Los municipios donde los sandinistas mandan tienen acuerdos económicos directos con Venezuela. Lo mismo ocurre en municipios de México. Esto es parte de la dinámica de una nueva América más integrada gracias a las alianzas entre Venezuela y otros países. Y el ejemplo de Cuba enseñando al mundo que sí se puede - y ya son casi 50 años!- sí se puede resistir al imperio y mejorar todo para el pueblo. Este ejemplo sigue inspirando a toda América Latina.

FIN

Notas del entrevistador.

1. Steve Kangas fue encontrado muerto a las 11:30 PM el día 8 de febrero de 1999, en Pittsburgh. Tenía 2 balazos en la cabeza. La Policía local concluyó que hubo un suicidio.
2. Gary Webb fue encontrado muerto el día 10 de diciembre del 2004, en Sacramento. Tenía 2 balazos de diferentes armas en la cabeza. La Policía local concluyó que hubo un suicidio.